La redacción académica

Cuando se habla de redacción académica se remite a la escritura de textos académicos o universitarios. Los temas que pueden abordar estos discursos son muy amplios, por ejemplo: estudios de comunicación social, filosofía, psicología, arquitectura, cine, física, etc. Existe una complejidad distinta en este tipo de textos, ya que hay que lograr una uniformidad a lo largo del texto en muchos elementos. Suelen ser más dificultosos estructuralmente y tienen un protocolo bastante definido que hay que cumplir, para alcanzar las exigencias que el campo académico requiere. Estos textos pueden incluir varios niveles de títulos, ilustraciones, cuadros, listas numeradas y sin numerar, citas, notas al pie, columnas, tablas, infografías, glosario, bibliografía, índices, etc.

Los contenidos de cada capítulo deben ser uniformes en cuanto a extensión y tratamiento de la información; los títulos de los capítulos, cuadros, ilustraciones, infografías y tablas deben mantener cierta coherencia y numeración lógica; las notas al pie y las entradas de la bibliografía deberán ajustarse al estilo de referencias de la institución en la que se presente el trabajo.

En este tipo de textos, si bien es importante la elegancia en las formas de expresión, lo que se deberá cuidar con especial atención es la claridad de las ideas, eliminando repeticiones vanas (de ideas, de conceptos, de formas de expresión, de conectores) que entorpezcan la lectura, y así darle a los textos el ritmo adecuado para ser leídos sin interrupciones.